viernes, 4 de septiembre de 2015

FÚTBOL Y TOROS.

| No hay comentarios
A lo largo de la historia del fútbol en Málaga desde sus inicios, hasta la actualidad, se han vivido momentos en los que se han visto relacionados de una manera o de otra el mundo taurino con el futbolístico. Vamos a recordar algunos de estos momentos, muchos de ellos curiosos y divertidos, partiendo de la base de que soy un absoluto desconocedor del mundo taurino, lo mío es el fúbol, pero me ha parecido interesante dar este paseo diferente por la historia del fútbol malagueño.

ANTECEDENTES.

La relación entre estas dos actividades lúdicas se manifiesta por primera vez en los años de implantación del fútbol en la ciudad. Algunos de los primeros entrenamientos y partidos de fútbol se celebraron en la plaza de toros de La Malagueta, ya que este terreno cumplía con todos los requisitos necesarios para un “match”. Este hecho provocó una gran polémica entre los taurinos, que lo consideraron una ofensa. En los primeros años, eran muchos los detractores del fútbol entre los amantes del mundo de los toros.


23/08/1914. Partido en La Malagueta entre el Stadium y el Racing (Ferias del barrio de Reding). Foto @DomingoManuel.


Este hecho lo podemos observar leyendo al historiador malaguista Juan Cortés en una de sus anécdotas relatadas en el libro “Desde el área de Penalti”, en el que nos narra cómo experimentó esta rivalidad en la figura de su padre, gran amante del mundo del toreo y que, si bien en este caso no era “antifutbolero”,  no  acabó de convencerle la nueva actividad conocida como foot-ball, que se empezó a instaurar en nuestra ciudad a principios del siglo XX:

“Mi padre era –lo fue hasta el último día de su vida- taurino. Eso no quiere decir que fuera antifutbolero. Allá por los años 30, las corridas de toros, tenían tanta fuerza o más, que el foot-ball. El Málaga, por un lado, y el malagueño, por otro, vivían la guerra de su rivalidad. Se pensaba que esa división de los pocos aficionados de entonces era conveniente para el crecimiento del fútbol. Mi padre, por su condición de periodista, no de empresario taurino, fue alguna que otra vez a un campo de  fútbol. Bueno, fue o a los Baños del Carmen o al de Cristo de la Epidemia, que tampoco había otros donde elegir. Lo que vio no le sacó de sus casillas. No le entusiasmó. Si corta era su afición, más la achicaron las circunstancias. Una vez fue a presenciar un partido de fútbol. El encuentro era un acontecimiento social en la ciudad. Raro, pero cierto, jugaba Ricardo Zamora, que era como el Joselito o el Belmonte de la tauromaquia. A la sazón jugaba de portero en el Español de Barcelona. Vino a enfrentarse al Malagueño. Aquel día, en el campo de Cristo de la Epidemia, además de don Emilio Andersen, el presidente y mecenas del club, aparecieron muchos de los que no sabían ni dónde estaba el campo de la Calle Cristo de la Epidemia ni por dónde se accedía a él. Mi padre fue uno de los que pasaron por tal circunstancia. Nadie conseguía arrastrarlo a un campo de fútbol. Ni amigos tan entrañables como lo fueron Carlos Milla, Pedro Rico Camacho o José Bello Marín, grandes aficionados. Don José Bello fue el Presidente del Málaga cuando lo distinguieron como Real. No pudieron llevarlo a un partido. Pero sí fue a ver a Zamora. Lo acomodaron en primera fila. Entre ésta y el terreno de juego no había ni siquiera un metro. Tan cerca de los jugadores estaba que en una de las jugadas un defensa del Español en un despeje, no solo mandó el balón fuera del campo, sino que le hizo un siete a mi padre en la espinilla. (Conste que el defensa ignoraba la condición de taurino de mi progenitor).”


PACO RECIO.

Nos menciona Juan Cortés en su historia, a Don José Bello, presidente del Real Málaga (llamado así entre 1927 y 1931). Fue en este equipo en el que encontramos un curioso caso relacionado con el tema que nos ocupa. Se trata de un futbolista que cuelga las botas para dedicarse al toreo, algo que hoy en día es impensable. Era un delantero del Real Málaga llamado Paco Recio que en 1929 decidió dar el salto a la tauromaquia marchándose para tomar la alternativa a Barcelona.


PEDRO BAZÁN.

El gran delantero del Málaga Pedro Bazán, nació en la Algaba en el seno de una familia taurina de pies a cabeza. Bazán se negó a seguir los pasos de su abuelo, padre y hermano, dejando de lado el toreo y dedicándose al balón. Esta decisión no fue bien acogida por la familia, pero Pedro al final se salió con la suya y se dedicó a lo que realmente le apasionaba.

Sobre estas líneas vemos una página del libro del periodista malagueño Fernando González Mart “Medio siglo de periodismo, el deporte de Málaga a través de una pluma”, en ella vemos imágenes de una capea a principio de los años 50, en la que participan los jugadores malaguistas, Pedro Bazán (arriba a la derecha) y el moreno jugador uruguayo Gutiérrez, que ese día también se animó a participar.



CORRIDA HOMENAJE AL CD MÁLAGA.

Tras el primer ascenso a Primera de la historia del Málaga, logrado en Ferrol el 17 de Abril de 1949, el mundo del toro le hacía un guiño al equipo de nuestra ciudad con una corrida en homenaje a la plantilla que logró la gran hazaña esperada por todos, incluso por los taurinos, que poco a poco se iban sumando al gusto por el balón.




ANTONIO ORDÓÑEZ.

El célebre torero rondeño, Antonio Ordóñez, además de ser figura del toreo, era un gran amante del fútbol y más concretamente del Club Deportivo Málaga. Fue socio de honor del equipo y condecorado con el escudo de oro y brillantes (02/07/1962). En algunas ocasiones el torero primó al equipo para lograr la victoria y tras la consecución del ascenso a Primera de 1962, invitó a toda la plantilla a su “finca de Valcargado”, donde lo celebraron a lo grande, como vemos en las fotos que hay a continuación. 






PORTADA DEL SUR 15/05/1972.

La portada del Diario Sur tras la gran victoria del Málaga en el Camp Nou que supuso la mejor clasificación de la historia del Málaga en Primera División, muestra a dos mujeres en la plaza de Toros de la Malagueta con un transistor en el que escuchan atentas la narración del glorioso partido del conjunto malaguista en tierras catalanas. Toros y fútbol se unían una vez más.



JUAN GOMEZ “JUANITO”.

El añorado jugador de Fuengirola, Juan Gómez “Juanito”, realizó multitud de guiños al arte del toreo durante su estancia en el CD Málaga a finales de los 80. Incluso en el día de su retirada, el maestro Curro Romero le cortó la coleta sobre el césped de La Rosaleda y posteriormente el portero Jaro lo paseó a hombros.


Vemos a continuación estos momentos en lo que el genial centrocampista se vistió de torero, su otra gran pasión. 










“TOREROS” MALAGUISTAS MÁS CONTEMPORÁNEOS.

Ya en la actualidad hemos vivido algunos momentos que han unido puntualmente, el mundo de los toros con el fútbol. Sucedió en celebraciones de algunos goles y en la histórica clasificación para la Champions. Concretamente Albert Luque y Joaquín, hicieron gala de su arte dando unos pases taurinos con un capote ante los “oles” de La Rosaleda. 

Sin ir más lejos, Albert Luque es apodado “El torero de Tarrasa” y Joaquín nunca ha ocultado su gran afición a los toros y más concretamente, por José Tomás.

También Raúl Gaitán nos deleitó con algunas verónicas tras el último ascenso a Primera logrado en 2008.






















Tags : , ,

No hay comentarios:

Publicar un comentario

En twitter @TwistoriadelMLG

Post más leídos

¡Déjame tu email y te aviso cuando publique más cosas!